Reformar tu estancia para zona de juegos

Si tenemos niños y hay una estancia en la casa de la que podemos prescindir no hay ninguna duda de que la mejor opción es reformar esta habitación para convertirla en una zona de juegos.  No podemos olvidar es que el juego es parte imprescindible de la vida de un niño. Es necesario para su salud mental que juegue y disfrute solo y en compañía de iguales. El juego es su manera de expresarse al mundo, de abrirse, de crear. Si además disponen de un espacio grande para este propósito, todo irá sobre ruedas.

zona de juego

Vamos a tener en cuenta algunos aspectos a la hora de hacer esta reforma:

  • Pinta las paredes de diferentes colores. Puedes poner cada tabique de un tono distinto y el pequeño puede participar en la elección exponiendo sus gustos y preferencias. En ellas también se pueden colgar dibujos o trabajos del niño, así como plantillas de vinilo pegadas. Te sorprenderá descubrir la cantidad de figuras y gráficos diferentes que hay para pegar incluso en el techo. Además, los puedes cambiar cada cierto tiempo porque son baratos, fáciles de poner y también de quitar. Así irás renovando la habitación con asiduidad.
  • También usaremos para los muebles colores vivos y variados. Prescinde del mobiliario con puntas cuadradas, mejor que sean redondeadas.
  • No olvides poner protectores en los enchufes.
  • En el suelo podemos colocar maquetas o alfombras. Los pequeños juegan mucho en el suelo y es una manera perfecta de que estén más cómodos y no se ensucien. También pueden descalzarse y arrastrarse sin peligro.
  • Para las paredes existen frisos infantiles que resultan perfectos para poner en zonas arrinconadas. Además, también pueden colocarse en otras habitaciones y crear un mini-espacio para que jueguen ahí y los tengamos a la vista.
  • Coloca estanterías y cajoneras adaptadas a su altura. En los espacios más altos pondremos aquellos juguetes que usen menos o los que requieran de nuestra supervisión. Pueden estar colocadas a lo largo de toda la habitación.
  • Pon una planta. Refrescará el ambiente y si los pequeños son los encargados de cuidarla, además de un toque estético estarás fomentando su responsabilidad, autonomía y sensibilidad.
  • La iluminación y ventilación deben ser óptimas para que estén bien oxigenados. Lo suyo es que dispongan de ventanas por las que entre luz natural y brisa de fuera. Aprovechando la reforma, puedes abrirlas si no las tienes.