Andamios de aluminio o elevadores autopropulsados

El andamio es una estructura  o edificación transitoria con la que se pueden realizar distintos trabajos como torres o puentes. En el pasado, la madera se usaba para su edificación y en algunos países asiáticos se siguen fabricando andamios de bambú, pero el metal, fundamentalmente el acero y el aluminio, son los materiales que se utilizan en la actualidad para su fabricación, no obstante además hay variantes hechas con materiales plásticos.

Su uso más frecuente es aprobar el acceso de trabajadores y materiales de fabricación a todos los puntos de un edificio en construcción o en proceso de restitución, en obras civiles, mantenimiento industrial o construcción naval. Estos andamios se llaman trabajo.

Las estructuras de andamios pueden poseer diferentes alturas, llegando a más de 25 m, dependiendo de la confusión de su técnica de enlace y siguiendo una tesis de firmeza y duración, así como las disposiciones para su acoplamiento especificadas en un plan de montaje, uso y desmontaje.

Se han realizado montajes con acero que superan los 120 m de altura. Hay muchos tipos de andamios según sus características y materiales, una práctica tradicional, pero con dispositivos desiguales que aumentan su confianza y permiten que el trabajo en este tipo de andamios sea mucho más fácil.

Los andamios Autopropulsados

Una plataforma elevadora o andamio autopropulsado es un dispositivo mecánico diseñado para permitir trabajar a diferentes alturas. De acuerdo con su necesidad o el tipo de trabajo que desea realizar según el Real Decreto 2291/1985, la plataforma de elevación personal móvil (PEMP) es una máquina móvil diseñada para mover personas y herramientas pequeñas a una posición de trabajo, con una posición definida de Entrada y salida de la plataforma; Consiste en al menos una plataforma de trabajo con cuerpos de servicio, una estructura extensible y un chasis.

Generalmente se utilizan para trabajos industriales en altura, y que requieren libertad de movimiento. Tienen una cesta donde el operador opera la máquina gracias a un panel de control, que controla parámetros como la altura, el ángulo, la posición o la velocidad.

Hay “fijos y móviles, en este caso los andamios fijos son aquellos que se instalan sin la posibilidad de desplazamiento, es decir, el lugar que ocupará la estructura en el momento de la instalación será el área de trabajo hasta que la estructura se desmonte.

La seguridad es lo primero, suspender la carga. El control del cuerpo está autorizado y acreditado para realizar inspecciones oficiales periódicas de grúas móviles autopropulsadas.

Las obras e infraestructuras más grandes han exigido progresivamente un mayor potencial para el manejo de la carga, ya que existe un parque de grúas móviles autopropulsadas con características desiguales.

Esto hace que sea necesario que apliquemos requisitos técnicos que garanticen la seguridad de personas y eventos, a través de inspecciones periódicas oficiales.

Se considera que es una grúa móvil autopropulsada, cualquier dispositivo de elevación de operación discontinua, destinado a levantar y distribuir en el espacio cargas suspendidas desde un gancho o cualquier otro accesorio, provisto de medios de propulsión y conducción o que formen parte de un conjunto con dicho Medio que permite su desplazamiento por vías públicas y terrestres.

Una grúa móvil autopropulsada no se considera como grúas de pórtico que viajan sobre neumáticos o rieles; así como aquellos que aceptan la directiva de máquinas como las grúas auto cargante y permiten que el trabajo en este tipo de andamios sea mucho más fácil.